miércoles, 15 de febrero de 2017 2 comentarios

Examen Católica PUCP 2017–I Primera Opción Razonamiento Verbal


Examen Católica PUCP 2017–I Primera Opción   
Razonamiento Verbal

LECTURAS
TEXTO N°1
El comandante Hugo Chávez Frías pertenecía a la robusta tradición de los caudillos, que, aunque más presente en América Latina que en otras partes, no deja de asomar por doquier, aun en democracias avanzadas, como Francia. Ella revela ese miedo a la libertad que es una herencia del mundo primitivo, anterior a la democracia y al individuo, cuando el hombre era masa todavía y prefería que un semidiós, al que cedía su capacidad de iniciativa y su libre albedrío, tomara todas las decisiones importantes sobre su vida. Cruce de superhombre y bufón, el caudillo hace y deshace a su antojo, inspirado por Dios o por una ideología en la que casi siempre se confunden el socialismo y el fascismo –dos formas de estatismo y colectivismo– y se comunica directamente con su pueblo, a través de la demagogia, la retórica y espectáculos multitudinarios y pasionales de entraña mágico-religiosa.
Su popularidad suele ser enorme, irracional, pero también efímera, y el balance de su gestión infaliblemente catastrófica. No hay que dejarse impresionar demasiado por las muchedumbres llorosas que velan los restos de Hugo Chávez; son las mismas que se estremecían de dolor y desamparo por la muerte de Perón, de Franco, de Stalin, de Trujillo, y las que mañana acompañarán al sepulcro a Fidel Castro. Los caudillos no dejan herederos y lo que ocurrirá a partir de ahora en Venezuela es totalmente incierto. Nadie, entre la gente de su entorno, y desde luego en ningún caso Nicolás Maduro, el discreto apparatchik al que designó su sucesor, está en condiciones de aglutinar y mantener unida a esa coalición de facciones, individuos e intereses encontrados que representan el chavismo, ni de mantener el entusiasmo y la fe que el difunto comandante despertaba con su torrencial energía entre las masas de Venezuela.
Pero una cosa sí es segura: ese híbrido ideológico que Hugo Chávez maquinó, llamado la revolución bolivariana o el socialismo del siglo XXI comenzó ya a descomponerse y desaparecerá más pronto o más tarde, derrotado por la realidad concreta, la de una Venezuela, el país potencialmente más rico del mundo, al que las políticas del caudillo dejan empobrecido, fracturado y enconado, con la inflación, la criminalidad y la corrupción más altas del continente, un déficit fiscal que araña el 18% del PIB y las instituciones –las empresas públicas, la justicia, la prensa, el poder electoral, las fuerzas armadas– semidestruidas por el autoritarismo, la intimidación y la obsecuencia.

Pregunta 01
¿A qué se refiere el autor cuando menciona: “Los caudillos no dejan herederos y lo que ocurrirá a partir de ahora en Venezuela es totalmente incierto”?
A) Se tiene sobre los caudillos una concepción mesiánica y es difícil heredar esa condición a otra persona.
B) Es evidente cómo ha quedado Venezuela después de la muerte de Chávez.
C) No se puede establecer con seguridad quién será el mejor sucesor para Hugo Chávez Frías.
D) Venezuela sufre la incertidumbre ante la muerte del presidente en ejercicio.

Pregunta 02
La palabra cedía significa, en la lectura:
A) le quita importancia
B) da paso
C) le da importancia
D) transfiere

Pregunta 03
Para el autor del texto, ¿qué significaba el chavismo?
A) Guardaba relación con el socialismo de la URSS.
B) Es una ideología que perjudicaba a la institucionalidad de un país.
C) Debería ser relevado por una opción auténticamente democrática.
D) Representa un ejemplo del caudillismo gestado en Latinoamérica.

Pregunta 04
La intención del texto es:
A) exponer.
B) narrar.
C) informar.
D) argumentar.

SOLUCIONES :
Respuesta 01: Se tiene sobre los caudillos una concepción mesiánica y es difícil heredar esa condición a otra persona.
Respuesta  02: Transfiere.
Respuesta 03: Es una ideología que perjudicaba a la institucionalidad de un país.
Respuesta 04: Argumentar.